Diario de noticias y recursos para emprendedores

Somos un diario online de emprendedores con cientos de noticias y recursos, también contamos con Cursos de formación y masters profesionales que te ayudarán a aprender a emprender. Te aconsejamos sobre nichos de mercado donde poder invertir y emprender. Aprende a emprender e negocios de hostelería, restauración, formación, balnearios, clínicas dentales, espacios en CoWorking, masaje y terapias naturales, energías renovables, transportes…

Durante la lectura de [La actitud mental positiva] de Napoleón Hill y Clement Stone, me encontré con una anécdota muy interesante que quiero compartir con ustedes.

Creo que este caso nos muestra con mucha claridad que las oportunidades de hallar un buen negocio a veces están tan cerca nuestro que no las podemos ver. Por supuesto, para personas como Edward Bok con una mente positiva encaminada al éxito, estas oportunidades de negocios no pasan desapercibidas.

        “Edward Bok se trasladó con sus padres desde Holanda a los Estados Unidos cuando era pequeño. Tenía el convencimiento de que algún día iba a dirigir una revista. Teniendo en cuenta este objetivo concreto, aprovechó un día un incidente trivial que a casi todos nosotros nos hubiera pasado inadvertido.
        “Vio a un hombre abrir una cajetilla de cigarrillos, sacar un papel de la misma y arrojarlo al suelo. Bok se agachó y recogió el papel. En él figuraba la fotografía de una famosa actriz. Debajo de la fotografía se indicaba que esta pertenecía a una colección. De este modo, se estimulaba al comprador de cigarrillos a reunir toda la colección completa. Bok volvió el papel del revés y se percató de que estaba en blanco.
        “La mente de Bok, centrada en su propósito, vio en ello una oportunidad. Pensó que el valor de la fotografía incluida en la cajetilla de cigarrillos aumentaría considerablemente en caso de que en la parte en blanco se imprimiera una breve biografía de la persona fotografiada. Se dirigió a la empresa que imprimía las fotografías y le explicó la idea a su director. El director le dijo inmediatamente:
        “-le daré diez dólares por cada biografía de 100 palabras que me escriba de 100 norteamericanos famosos. Envíeme una lista y reúnalos por grupos… ya sabe: presidentes, soldados famosos, actores, escritores, etc.-
        “De este modo, Edward Bok consiguió su primer encargo literario. La demanda de biografías aumentó hasta el punto de necesitar ayuda, razón por la cual le ofreció a su hermano cinco dólares por cada biografía a cambio de su colaboración. Poco tiempo después Bok ya tenía a sus órdenes a cinco periodistas ocupados en la tarea de redactar biografías para las imprentas. ¡Bok se había convertido en director!”

En nuestro portal puedes encontrar cientos de noticias, cursos de formación, recursos para aprender a emprender, escuelas de negocios, postgrados, becas, programas de becarios, cursos de formación homologados, salidas laborales, sectores de mercado muy variopintos, desde masaje y terapias naturales hasta petroleras, cultura, marketing, nuevas tecnologías, redes sociales…

Fondo Emprendedor es un diario online especializado en emprendedores que buscan información y recursos para impulsar y difundir iniciativas innovadoras de cualquier país sin necesidad de ser de España. Disponemos de una alianza con un buscador de cursos para ofrecer la mejor formación al mejor precio para estudiantes y emprendedores. Podrás encontrar desde los mejores masters de las escuelas de negocios y universidades hasta cursos de cocina, cursos de masaje, postgrados universitarios, masters de terapias naturales, talleres de tiempo libre y ocio o temarios online.

En su libro [Cómo ganar amigos e influir sobre las personas], Dale Carnegie nos relata lo que para él es un claro ejemplo de liderazgo:

“…Una de las primeras personas en el mundo norteamearicano de los negocios a la que se le pagó un salario anual de más de un millón de dólares (cuando no había impuesto a los ingresos y una persona que ganaba cincuenta dólares a la semana podía vivir muy bien), fue Charles Schwab. Andrew Carnegie lo había elegido para ser el primer presidente de la recién formada United States Steel Company, en 1921, cuando Schwab tenía sólo treinta y ocho años de edad…

“…¿Por qué pagaba Andrew Carnegie a Charles Schwab más de un millón de dólares por año, o sea unos tres mil dólares por día? ¿Por qué?
¿Acaso porque Schwab era un genio? No. ¿Porque sabía más que los otros técnicos acerca de la fabricación del acero? Tampoco. Charles Schwab me ha confesado que trabajaban con él muchos hombres que sabían considerablemente más que él acerca de la fabricación del acero.
Schwab aseguraba que se le pagaba ese sueldo sobre todo por su capacidad para tratar con la gente…

“…Charles Schwab tenía un capataz de altos hornos cuyo personal no producía su cuota de trabajo.
-¿Cómo es -preguntó Schwab- que un hombre de su capacidad no consigue que esta planta rinda lo que debe?
-No sé -respondió el hombre-. He pedido a los obreros que trabajen más; les he dado el ejemplo; los he regañado; los he amenazado con el despido. Pero nada se consigue. No producen, y nada más.
Estaba cayendo el día, poco antes de que entrara a trabajar el turno de la noche.
Déme un trozo de tiza -dijo Schwab. Y luego, volviéndose a un obrero cercano: ¿Cuántas veces descargó el horno el turno de hoy?
Sin decir palabra, Schwab trazó un gran número seis en el piso y se alejó.
Cuando entró el turno de la noche, los obreros vieron el seis y preguntaron qué significaba aquello.
-Hoy estuvo el jefe -fue la respuesta- y después de preguntarnos cuántas veces descargamos el horno, escribió en el piso ese seis, el número que le dijimos.
A la mañana siguiente volvió Schwab al taller. El turno de la noche había borrado el seis y escrito un siete.
Cuando los obreros diurnos fueron a trabajar, vieron esa cifra. ¿De modo que los de la noche creían ser mejores, eh? Bien: ya les iban a enseñar a trabajar. Se pusieron a la tarea con entusiasmo y cuando se marcharon aquella noche dejaron en el piso un enorme número diez.
A poco, este taller, que se había quedado atrás en producción, rendía más que cualquier otro de la fábrica. ¿Cuál es el principio?
Dejemos que Charles Schwab nos lo diga. “La forma de conseguir que se hagan las cosas -dice Schwab- es estimular la competencia. No hablo del estímulo sórdido, monetario, sino del deseo de superarse.”
¡El deseo de superarse! ¡El desafío! ¡Arrojar el guante! Un medio infalible de apelar a los hombres de carácter…

“…Charles Schwab pasaba por uno de sus talleres metalúrgicos, un mediodía, cuando se encontró con algunos empleados fumando. Tenían sobre las cabezas un gran letrero que decía: “Prohibido fumar”. Pero Schwab no señaló el letrero preguntando: “¿No saben leer?” No, señor. Se acercó a los hombres, entregó a cada uno un cigarro y dijo: “Les agradeceré mucho, amigos, que fumen éstos afuera”. Ellos no ignoraban que él sabía que habían desobedecido una regla, y lo admiraron porque no decía nada al respecto, les obsequiaba y los hacía sentir importantes…”